HASTA AUTRAÑO

La Rioja Tierra AbiertaNota de prensa0 Comentarios

Vecinos de la navarra Andosilla intentan cada 27 de septiembre ‘robar’ los santos patronos de Arnedo

FAROL Y CAMPANILLA DE LOS AUROROS DE ANDOSILLA. SIGLO XIX. HIERRO.

EXHIBIDOS EN LA IGLESIA DE SAN COSME Y SAN DAMIÁN (CALLE SAN COSME 1, ARNEDO).

Madrugada del 27 de septiembre (5:00), Día Grande de las fiestas patronales en honor a San Cosme y San Damián. Arnedo da la bienvenida a sus hermanos navarros de Andosilla, que participan activamente en el Rosario de la Aurora y en la posterior procesión, tradiciones nacidas hace más de cinco siglos.

El Grupo de Auroros de Andosilla, que cumplió en 2015 doscientos años de existencia, enarbola cada año el farol y la campanilla, ahora prestados para la exposición de La Rioja Tierra Abierta. Son elementos del siglo XIX, cargados de simbolismo, que refuerzan cada año la vigencia histórica y emocional del colectivo en el festejo arnedano.

A las once de la mañana, todos están ubicados donde deben. Un pasillo de personas señala el camino mientras la comitiva avanza. Antes de regresar a Navarra, los visitantes reclaman sus derechos (dicen que las imágenes fueron sustraídas por los riojanos en 1556) e intentan huir con los santos patronos hasta tres veces, aunque no lo consiguen en ninguna ocasión.

Más allá de la fe, la tradición consolida este rito. Es la representación de íntimos enfrentamientos convertidos ahora en un hermanamiento natural. Desde 1989, oficialmente. Entre Andosilla y Arnedo, la relación es larga y continua en cánticos y discursos.

Cada año, los de fuera se envalentonan con arengas y carreras. Claman <<¡A Navarra con los Santos!>>, mientras que los de casa posponen cualquier resolución con convicción aprendida: <<¡Hasta autraño!>>.

Dentro de la iglesia de San Cosme y San Damián, un audiovisual transforma al visitante en protagonista de esta procesión. Son imágenes íntimas que desvelan rostros emocionados de los que acarrean, trotan, atienden y aclaman; de riojanos y navarros compartiendo solemnidad y júbilo; de una amistad creciente entre vecinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *