EL VIOLINISTA PRODIGIOSO

La Rioja Tierra AbiertaNota de prensa0 Comentarios

Violín Premio Extraordinario del Conservatorio de Madrid a Celso Díaz

El arnedano Celso Díaz mostró desde muy niño unas cualidades excepcionales para la interpretación musical

VIOLÍN PREMIO EXTRAORDINARIO DEL CONSERVATORIO DE MADRID A CELSO DÍAZ EN 1905. CASA LEÓN BERNARDEL. MADERA. 1905.

CEDIDO POR LA PARROQUIA DE SAN COSME Y SAN DAMIÁN.

EXHIBIDO EN EL NUEVO CINEMA (PASEO DE LA CONSTITUCIÓN 40, ARNEDO).

Su ciudad lo recuerda hoy con una calle, una glorieta coronada por una estatua de bronce y un Instituto de Enseñanza Secundaria. Celso Díaz, arnedano reconocido y admirado por todos, murió en Madrid en 1953, pero su legado musical pervive joven.

El prodigioso intérprete nació en Arnedo en 1888 y pronto mostró una vocación y unas cualidades excepcionales para tocar el violín. Tal es así que sus padres, Francisco Díaz y María Hernández, decidieron trasladar el domicilio familiar a Madrid, estableciendo allí un negocio de fardelejos, con el objetivo de que su hijo pudiese iniciar una carrera próspera.

Así sucedió. En 1905, un joven Celso Díaz alcanzó el premio extraordinario de final de carrera en el Conservatorio de Madrid, distinción que le valió un precioso violín enviado desde París por la Casa León Bernardel. Este instrumento lo acompañó siempre. Poco antes de morir, lo donó a la Virgen de Vico y actualmente reside en el Nuevo Cinema con motivo de La Rioja Tierra Abierta, cedido por la parroquia de San Cosme y San Damián.

Ensalzado frecuentemente como el Sarasate riojano, la música de Celso Díaz viajó por España y también por Europa obteniendo clamorosos reconocimientos públicos. Su composición más emotiva, ‘Viva mi pueblo’, sonó en las emisoras de la época y continúa silbando entre sus paisanos como un recuerdo propio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *