EL HOMBRE DE LAS 22

La Rioja Tierra AbiertaNota de prensa

Augusto Fernández Sastre

El logroñés Augusto Fernández Sastre dedicó su talento a la ilustración, a la dirección de revistas y a la educación

‘EL PUEBLO DE MADRID PIDE LA LAUREADA PARA SU HEROICO DEFENSOR: GENERAL MIAJA’. POR AUGUSTO FERNÁNDEZ SASTRE. MARZO, 1937. CROMOLITOGRAFÍA. PAPEL.

CEDIDA POR EL CENTRO DOCUMENTAL DE LA MEMORIA HISTÓRICA (SALAMANCA).

EXHIBIDA EN EL NUEVO CINEMA (PASEO DE LA CONSTITUCIÓN 40, ARNEDO).

Al inicio de la Guerra Civil, Augusto Fernández Sastre (Logroño, 1887) empezó a confeccionar carteles de propaganda republicana para la Junta de Defensa de Madrid, como el que tributó al general Miaja, con el que mantuvo una estrecha relación. Asimismo, por aquel entonces, leía el parte nocturno de guerra de las diez en Unión Radio de Madrid, hecho que le valió un sobrenombre muy popular.

El Instituto de Carabineros agradeció la implicación en el conflicto de ‘El hombre de las 22’ nombrándolo oficial honorario. En la práctica, y como consecuencia, pudo vestir el uniforme en los actos oficiales y recibir un mejor racionamiento en el Madrid sitiado.

Augusto, como firmaba sus creaciones, dedicó su talento a la ilustración (‘Castilla Libre, órgano de la Confederación Regional del Centro de la CNT’, ‘El socialismo forjará una nueva España’, ‘Paco Franco’ o ‘Defensa de Madrid’, entre otros), a la dirección artística de revistas (La Esfera, Cosmópolis y Ondas) y a la educación; fue medalla de oro en la Exposición Universal de Artes Decorativas de Paris en 1928.

Tras el golpe de Casado (1939), trató de huir al extranjero junto a su familia, llegando a Alicante con la esperanza de partir en barco hacia el exilio. Efectivamente, tomó el Stanbrook hacia Orán, pero allí fue internado en un campo de prisioneros francés. La intercesión del profesor Auzac, director del Liceo de la ciudad, consiguió su libertad, así como la de otros artistas e intelectuales.

Finalmente, pisó suelo americano junto a los suyos en Nicaragua, donde sobrevivió impartiendo clases de dibujo. En 1944, se agregó a la colonia republicana en el exilio más numerosa, localizada en Méjico. Murió allí (1975) sin haber regresado a España, ampliando su testamento gráfico con las ‘Estampas de Don Quijote de La Mancha’, el idealista caballero andante creado por Cervantes.

Miaja, el heroico defensor

José Miaja Menat fue un personaje clave en la defensa de Madrid durante noviembre de 1936. A principios de ese mes, ante la inminente llegada de las tropas franquistas, fue nombrado presidente de la Junta de Defensa de Madrid. Solo unos días después, las Brigadas Internacionales y la columna Durruti acudieron para reforzar la defensa de la ciudad.

El general asturiano detuvo a las tropas de Franco en la Ciudad Universitaria, tras una batalla en la que murió Buenaventura Durruti. La victoria disparó la popularidad de Miaja, cuya imagen resultó ser un valioso recurso en la propaganda republicana.

Al final de la guerra, en marzo de 1939, secundó el golpe de estado de Casado (desplazó a Negrín) y se marchó al exilio. Murió en Méjico en 1958.

El cartelismo

Durante la Guerra Civil española, fue uno de los medios de manifestación masiva del arte; las proclamas exhibidas sobre los muros fueron expresión pública de ideas y sentimientos arraigados en la trama social. Su análisis aporta datos básicos sobre el pensamiento visual de entonces. Por su condición de arte popular, el cartelismo se fundamentó en un proceso industrial que renegó del concepto de ‘obra única’