La Rioja Tierra Abierta

La Rioja Tierra Abierta es una iniciativa promovida por el Gobierno de La Rioja y Fundación Caja Rioja para dinamizar el turismo y la cultura en las cabeceras de comarca de esta región, rehabilitando también su patrimonio.

Durante las seis ediciones ya celebradas, la muestra ha revalorizado recursos culturales, facilitado la accesibilidad al arte y a la cultura, y revelado episodios ignotos del arte y la historia riojana.

Del mismo modo, siempre ha actuado en un edificio simbólico de la localidad protagonista, como sucedió con La Catedral de Calahorra, el Monasterio de Santa María La Real de Nájera, la Iglesia Imperial de Santa María de Palacio, el Mercado de Abastos y el Cubo del Revellín de Logroño, la Catedral de Santo Domingo de la Calzada y su Museo Diocesano, la Colegiata de Alfaro, y el Palacio de Bendaña, en Haro.

Esta edición ha recuperado el Nuevo Cinema y renovado el entorno de la Iglesia de San Cosme y San Damián, en Arnedo.

Arnedo de noche
Nuevo Cinema

Cinemática


Cinemática nos invita a recorrer el siglo (XX) donde la ciencia y la combinación de la energía y el movimiento transformaron nuestra forma de percibir lo pensado y la manera de concretar lo abstracto; cambiaron nuestra manera de soñar y abrieron fronteras que todavía hoy se están expandiendo.

En medio de aquel girar de los tiempos del siglo XIX, Arnedo brotó como núcleo de paso en las guerras carlistas, progresó como eje político con personalidades ilustres de la época, como Salustiano Olózaga, y creció como zona fabril gracias al desarrollo industrial.

Sus habitantes se rehicieron tras la crisis de la filoxera, consiguieron su propia estructura energética eléctrica, atrajeron un ferrocarril de vía estrecha y transformaron el calzado de trabajo en calzado técnico.

El siglo XX fue un Nuevo Cinema, un periodo de aceleración constante donde la combinación de la luz y el movimiento ayudaron a entender la realidad contemporánea.


Ediciones anteriores



Haro (2013)


‘Haro, luces de modernidad’ recorrió los siglos XVIII y XIX, prestando especial atención a este último, durante el cual la ciudad saltó hacia la modernidad y la industrialización, configurando su centenario Barrio de las Bodegas. Esta sexta edición tuvo como sedes el Palacio de Bendaña, El Torreón y la Estación Enológica. En El Torreón, los visitantes pudieron contemplar cuadros de Enrique Paternina García-Cid (1866-1913), un artista local cuya obra nunca había sido mostrada al público. En la Estación Enológica, por su parte, el vino fue protagonista, mientras que el Palacio de Bendaña albergó distintas piezas históricas. Además, durante la exposición, se realizaron rutas en Vinobús, catas gratuitas y visitas a los principales rincones de la ciudad.

Ver web

Alfaro (2011)


La Colegiata de San Miguel, emblema del barroco riojano, fue el escenario principal de la quinta edición, que se desarrolló entre el 8 de abril y el 13 de octubre de 2011. Bajo el lema ‘Alfaro barroco’, la exposición recreó el esplendor de los últimos Austrias durante los siglos XVI y XVII. El edificio religioso, recuperado para la ocasión, es considerado un símbolo y un emblema de la ciudad, ya que fue concebido para albergar las mayores manifestaciones religiosas de la localidad, así como para presidir los más notables actos públicos. Gran parte de los acontecimientos más populares de Alfaro siguen celebrándose en lo alto de la escalinata que da acceso a la entrada principal, ejerciendo su portada como inigualable telón de fondo.

Santo Domingo de la Calzada (2009)


La Santa Sede promulgó el Año Jubilar coincidiendo con el noveno centenario de la muerte de Santo Domingo de la Calzada. La catedral, muy renovada para la ocasión, incluyendo el claustro y el patio, albergó la muestra bajo el título ‘Pecado, Penitencia y Perdón’. A través de las nuevas tecnologías, el visitante realizó el camino que recorre el cristiano para conseguir el jubileo y, de esa manera, la redención de todos sus pecados. La muestra contó con diversas obras cedidas por los Museos Vaticanos, una circunstancia muy significativa, ya que dichos fondos artísticos suelen ser prestados únicamente a museos y exposiciones organizadas por la propia Santa Sede. Se celebró entre el 3 de abril y el 18 de octubre de 2009.

Logroño (2007)


Bajo el lema ‘Log 2007. Casco antiguo de Logroño’, la tercera edición remodeló la zona del Cubo del Revellín y la tercera planta de la Plaza de Abastos, y restauró el retablo de la iglesia de Santa María de Palacio. La capital riojana albergó esta muestra desde el 28 de febrero hasta el 9 de septiembre de 2007. Los visitantes iniciaban el recorrido en la Sala Amós Salvador, donde se adquirían las entradas y se tomaba una fotografía a los visitantes para realizar un gran fotomosaico; continuaban en el Cubo del Revellín, un antiguo polvorín dentro de la muralla de la ciudad; y proseguían en la Iglesia de Palacio y la Plaza del Mercado, desde la que se accedía a la Torre Norte de la Concatedral de Santa María de la Redonda, para finalizar en la Plaza de Abastos.

Nájera (2005)


Bajo el título ‘Nájera, legado medieval’, La Rioja Tierra Abierta programó en su segunda edición una muestra sobre la Edad Media, recuperando y restaurando gran parte del patrimonio del Monasterio de Santa María la Real de Nájera, uno de los pocos panteones reales existentes en España. Inspirada en la ‘Civitas Dei’, de San Agustín, la exposición quiso introducir al espectador en una auténtica ‘Ciudad de Dios’, uniendo lo material y lo espiritual gracias a las nuevas tecnologías multimedia. Al esplendor artístico de las obras que conforman el patrimonio de Santa María La Real, se unieron más de un centenar de piezas procedentes de otros cenobios e iglesias riojanas. La muestra permaneció abierta desde el 4 de mayo hasta el 1 de noviembre de 2005.

Calahorra (2000)


Caja Rioja conmemoró su 50 aniversario con esta primera edición, que se desarrolló entre el 15 de abril y el 30 de septiembre del año 2000. La Catedral de Calahorra acogió una muestra sobre la Historia de La Rioja, con piezas del patrimonio de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, el Museo de La Rioja y colecciones privadas. La exposición constituyó un viaje desde la prehistoria hasta la actualidad. En el recorrido, los visitantes pudieron apreciar fósiles del Cámbrico Medio, hachas pulimentadas de la Edad de Piedra, monedas romanas, las Glosas Emilianenses en las que aparecieron por primera vez en la historia palabras en romance hispano y en euskera, los fueros medievales de algunas ciudades riojanas y óleos renacentistas, entre otras múltiples piezas.