LA SOMBRA DE UN BENEFACTOR

La Rioja Tierra AbiertaNota de prensa0 Comentarios

Retrato de José Olózaga

El arnedano José de Olózaga se implicó en la promoción de viviendas sociales en el Madrid de finales del siglo XIX

RETRATO DE JOSÉ DE OLÓZAGA. POR VALLEJO Y GALEAZO. 1855. EDITORIAL JOSÉ VALLEJO. ESTABLECIMIENTO LITERARIO DE PEANT.

CEDIDO POR LA BIBLIOTECA NACIONAL DE MADRID.

EXHIBIDO EN EL NUEVO CINEMA (PASEO DE LA CONSTITUCIÓN 40, ARNEDO).

José, hermano del ilustre Salustiano, con el que trabajó y aprendió numerosas materias, nació en Arnedo en 1810. Su padre fue Celestino, natural de Oyón, y su madre, María Clara, de Calahorra.

Aunque la vida de su hermano mayor resulta incomparable con las de otros muchos personajes de aquella misma época, el currículo de José también perdura: bachiller en Leyes, jurista, ministro de Gracia y Justicia (1854-1856), magistrado de la Audiencia Territorial de Madrid, presidente del Consejo de Estado y diputado a las Cortes Constituyentes de 1854.

Asimismo, entre 1874 y 1877, José de Olózaga tuvo el privilegio de presidir el Monte de Piedad, una institución madrileña benéfica nacida a comienzos del siglo XVIII y que se había fusionado en 1869 con la Caja de Madrid, primera Caja de Ahorros de España.

El arnedano, preocupado por las necesidades sociales de aquel entonces, se implicó en la promoción de viviendas sociales como uno de los fundadores de la Constructora Benéfica, junto a Concepción Arenal. En tales empresas ocupaba su tiempo José de Olózaga cuando murió en Madrid (1877).

Muchos lo siguen señalando como autor del documento de renuncia del rey Amadeo de Saboya a la corona española en 1873.

El arte decorativo de Vallejo y Galeazo

José Vallejo y Galeazo (Málaga, 1821) fue un artista polivalente; pintor, ilustrador, dibujante y grabador, además de profesor de bellas artes y responsable de la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. Condecorado con la cruz de San Fernando por su participación en la batalla de Tetuán, dibujó el ‘Atlas de las batallas’ e ilustró las ‘Crónicas de la guerra’, de Castelar y Canalejas. Trabajó como ilustrador y pintó retratos, como el de José de Olózaga, y paisajes. También asumió numerosos proyectos de arte decorativo, como los techos del Teatro Lope de Vega de Valladolid y del Teatro Español de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *